7 pueblos segovianos con encanto

La provincia de Segovia está llena de pequeños pueblos con encanto, algunos de ellos formando parte de esa privilegiada lista de “Pueblos más bonitos de España”. Catedrales, plazas porticadas, iglesias románicas o mudéjares y castillos son parte del entramado urbano de estas maravillas castellanas.

Queremos destacar los 7 pueblos más bonitos que visitamos en verano hace unas temporadas. Seguramente esta lista puede ser ampliada a otros que por falta de tiempo no pudimos visitar.

1.) Pedraza.

Pedraza es una pequeña villa es una medieval amurallada declarada en sí como Conjunto Histórico.

Se accede a la villa por su única puerta de la vieja muralla, la conocida como Arco de la Villa, del siglo XI. Al cruzarla nos encontramos con la Vieja Cárcel (s.XII), uno de sus edificios singulares convertido en un museo que muestra en sus salas la terrible tortura a la que los presos eran sometidos.

Las estrechas callejuelas del casco viejo son una muestra de casonas hidalgas con balcones llenos de flores y antiguos palacios con hermosos escudos heráldicos de piedra. Muchos de ellos datan de los siglos XVI Y XVII, época de máximo esplendor de la villa.

Ya en su hermosa Plaza Mayor porticada o Plaza del ganado, una imagen de postal, donde se respira un ambiente medieval en estilo castellano, destacamos la balconada del Ayuntamiento y la Iglesia de San Juan, construida en estilo románico y remodelada con detalles barrocos.

Otra de sus joyas arquitectónicas es su Castillo, construido en el  siglo XIII y reedificado en el XV por García Herrera. Posteriormente, a principios del siglo XVI los Duques de Frías, Condestables de Castilla, lo reformaron añadiéndole el gran muro defensivo adherido a la torre del homenaje y el muro exterior dotado de cañoneras y un puente levadizo

Se emplaza estratégicamente sobre un levantamiento rocoso donde existió un castro prerromano. Durante una buena parte de su historia, la Villa de Pedraza ejerció como fortaleza y plaza de mercado para la comarca.

Castillo
Castillo de Pedraza.

2.) Sepúlveda.

Sepúlveda es un encantador pueblo medieval rodeado por los ríos Duratón y Caslilla en un entorno sinuoso entre hoces y barrancas.

El Castillo de Fernán González (B.I.C.), es en la actualidad un conjunto fruto de tres épocas distintas. Sus tres torreones pertenecen a la muralla árabe del siglo X. Por otro lado, las dos balconadas, justo debajo, pertenecen a la casa de los González de Sepúlveda, edificio del siglo XVI. Por último, en el siglo XVIII, al castillo se le adosó una fachada barroca acompañada de una espadaña situada en el torreón central y formada por dos campanas, una de las cuales, la “zángana”, toca cada día el tradicional “Toque de Queda”.

Sepulveda1
Castillo de Sepúlveda.

 

En la parte más elevada del pueblo se alza, la Iglesia románica del Salvador, cuya construcción se remonta al año 1093, siendo la más antigua de la provincia de Segovia en su estilo.

Salvador.jpg
Escribir una leyenda

Del entorno de Sepúlveda debemos destacar el Parque Natural de las Hoces del Duratón, con sus 25 km. de cuenca, podremos disfrutar de la flora y la fauna del lugar, destacando sus buitres leonados habitando sobre cañones de más de setenta metros de altura.

3.) Ayllón.

La Plaza Mayor de Ayllón conserva sus viejos soportales de piedra. En el centro de la misma se emplaza una bonita fuente con cuatro caños, construida en el año 1892, de estilo romántico. Otros lugares emblemáticos de esta trama urbana son la iglesia románica de San Miguel y el palacio que alberga el Ayuntamiento.

Ayllón
Plaza Mayor de Ayllón.

La iglesia de S. Miguel construida en el siglo XII, en estilo románico tardío, con ábside cilíndrico y robusta espadaña, llama la atención por su espadaña y rosetones bizantinos.  La Casa Ayuntamiento fue un palacio construido en el siglo XVI y reformado a principios del XIX;  arrasado por un incendio del que sólo se salvó la fachada.

Ayllon3
Iglesia románica de San Miguel.

También es digna de destacar la Iglesia de Santa María la Mayor de estilo neoclásico, cruz latina con su campanario de 40 metros de altura rematado en espadaña.

Todo el pueblo está declarado Conjunto Histórico Artístico. La entrada al mismo se efectúa a través de un puente romano de piedra sobre el rio Aguisejo y de un Arco medieval de la antigua muralla.

Muy cerquita de Ayllón se encuentra el embalse de Linares- río Riaza en el municipio de Maderuelo. Ideal para darse un bañito en verano y hacer un picnic entre tanto monumento.

4.) Coca.

El pueblo está situado en el territorio de la Campiña Segoviana. Un entorno natural rodeado de pinares, que hace que la explotación de este árbol sea una de sus principales actividades económicas del municipio.

El imponente castillo es el edificio más relevante de la localidad. Éste, al contraro que otros castillos castellanos se asienta en un terreno llano y no en un cerro.
Su construcción data del siglo XV, y es un importante ejemplo de la arquitectura militar gótico-mudéjar de ladrillo, en la que el empleo de este material constructivo alcanza su máxima expresión, no sólo con fines constructivos, sino también decorativos. A la entrada de la fortaleza hay un par de verracos celtibéricos de granito.

Otro monumento a destacar es la Iglesia Parroquial de Santa María la Mayor del siglo XVI, construida sobre los cimientos de una iglesia románica del siglo XII.

Santa María La Mayor, Coca.

También merece la pena visitar la Torre de San Nicolás, utilizada como mirador de la población. Es de estilo mudéjar construida en mampostería y ladrillo en el siglo XII.

Torre.jpg
Torre de San Nicolás.

 

 5.) Cuéllar.

Cúéllar es un pueblo grande, cuenta con casi 10.000 habitantes, lo que se refleja en su comercio y vida cultural.

En la parte alta se emplaza el castillo de los Duques de Alburquerque, declarado Monumento Nacional en 1931. Está construido sobre el ángulo sureste de la muralla, motivo por el cual conserva varios elementos mudéjares, entre ellos la puerta sur, antigua entrada al recinto amurallado de la ciudad. Se trata de una edificación principalmente gótica y renacentista, con un aire más palaciego que militar.

Castillo Cuellar.jpg
Castillo de Cuéllar.

El Conjunto Amurallado de Cuéllar es uno de los más importantes de la región con una longitud actual de 1.400 metros. Está formado por dos recintos, uno superior, más fortificado, y uno inferior, más urbano, ambos con contramuralla.  A lo largo de su perímetro se levantaron hasta once puertas de acceso, de las que se conservan siete en pie, algunas en estilo mudéjar.

Cuéllar es uno de los principales focos de arquitectura mudéjar de la región, como consecuencia de la importante comunidad musulmana que sostuvo hasta el siglo XV.

 

Si os gusta la aventura, tanto si viajáis con niños como sin ellos, muy cerquita de Cuéllar en Sanchonuño (se encuentra PINOCIO , un Parque de Aventuras situado en pleno corazón de la Tierra de Pinares Segoviana, donde se combinan de una manera extraordinaria la naturaleza y la emoción. Preparáte para escalar pinos y lanzarte por sus tirolinas.

 

6.) Turégano.

El mayor atractivo de este pueblo de poco más de 1000 habitantes, es su hermoso castillo del siglo XV. Como singularidad destacar la Iglesia románica de San Miguel (s. XII-XIII), totalmente integrada en el recinto del castillo.

Ya en el centro de la población destacamos su plaza porticada, en puro estilo castellano, denominada como ‘la plaza de los cien postes’.

Turégano
Castillo e Iglesia de San Miguel.
Turegano2.jpg
Plaza Mayor de Turégano.

7.) Real Sitio de San Ildefonso.

La Granja de San Ildefonso es un precioso municipio segoviano que dista sólo 11 km. de la capital, conocido también con el nombre de Real Sitio de San Ildefonso.

De su variado patrimonio histórico destacamos obras tan valiosas como el Palacio Real de La Granja y sus jardines ola Real Fábrica de Cristales, una fábrica de vidrio de gran importancia histórico-monumental que alberga la Fundación Centro Nacional de Vidrio.

El origen de la población se debe a Enrique IV y su afición a la caza. Fue él quien en 1450 construyó en este lugar un albergue y una ermita dedicada a San Ildefonso, terrenos donados unos años más tarde por los Reyes Católicos a los Monjes Jerónimos de El Parral de Segovia. Los monjes construyeron una hospedería y una granja, que es la que diera más tarde nombre a la localidad. Felipe V, fue el monarca que empezara a levantar a principio del s. XVIII un Palacio Real con sus propios jardines, muy típico de la realeza europea de la época, finalizándose las obras durante el reinado de Carlos III.

 

Pasear por el Real Sitio de San Ildefonso es retroceder al s. XVIII y sentirse miembro de la corte real. Los esbeltos árboles, majestuosas fuentes y su verde intenso son un remanso de paz.

Espero que os haya gustado y os animéis a visitar estos preciosos pueblos!!.

Segovia
Javier Medina, Datils & Tours Travel Bloggers

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s